Los vestidos de novia son únicos, cada uno con unas características acordes a la novia y así lo hacemos en nuestro atelier. Pero hay un elemento común en todos: su color blanco. Si eres una novia Panambi sabrás que de nuestro atelier saldrás con un vestido totalmente personalizado y tendrás que decidir muchos elementos. Pues bien, la tonalidad de blanco es, sin duda, el elemento principal del traje.

¿No sabes qué tonalidad de blanco escoger? La elección del blanco va relacionada con el color de la piel y el cabello de la novia. Si quieres estar radiante con la tonalidad de blanco que luzca mejor con tu piel, el truco está en elegir un blanco que contraste con el color de tu tez.

Desde nuestro atelier de novias de Sevilla y Madrid, te ayudamos a que escojas el blanco perfecto para tu vestido. La

1) Blanco puro o crudo

Es el blanco tradicional de novia. Se caracteriza por ser un blanco intenso, brillante y luminoso. Este tipo de blanco es más fácil de obtener en fibras sintéticas. Luce espectacular para las novias de piel morena o en tono oliva y de cabello obscuro.

Para las novias de piel muy blanca y cabello muy claro, recomendamos otra tonalidad, para no lucir demasiado pálida.

 

2) Blanco roto

Es un elegante blanco apagado que resulta más natural y favorecedor que el anterior.

Es el color que utilizan el 90 % de las novias actualmente. Es el color natural de la seda antes de someterla a tintes.

Nuestra propuesta es que combinar este color con un punto de color, por ejemplo, en los zapatos. En la foto, zapatos de Figara shoes , en concreto el modelo bulería rosa.

3) Blanco aperlado o diamante

De intensidad similar al crudo, pero con un suave matiz gris en lugar de vainilla, el color perla suele ser más elegido por novias más maduras que por las jóvenes.

Es difícil de encontrar, pero es un tono elegante y muy fino. Es el tono más blanco entre los textiles naturales y luce un paso menos brillante que el blanco puro.

Lo recomendamos para novias con un tono de piel muy claro y de cabello claro, ya que las hace lucir radiantes.

4) Blanco marfil

Los vestidos de novia marfil o blanco hueso tienen un matiz de tono cremoso. Es un color cálido con una ligera tendencia hacía los amarillos, llamados comúnmente color crema.

Les sienta bien a casi todos los tipos de piel, pero en especial a los rostros que son más rosados. Si tu tono de piel es entre moreno y blanco, éste es tu blanco ideal para verte perfecta en el día de tu boda.

5) Blanco champán

Tiene una base suavemente dorada, como la bebida de la que toma el nombre. Otorga mucha elegancia y distinción y cada vez lo eligen más como color para el vestido de novia.

La tela de este estilo de vestidos es algo brillosa y gruesa por lo que lo recomendamos para aquellas novias que tienen pensado casarse de noche. El color champán es ideal si nuestro traje de novia tiene un toque vintage.  

Este color no favorece a todo el mundo, aunque a las afortunadas que les sientan bien les quedan impresionante. Queda genial en mujeres de piel apiñonada y con cabello castaño claro.

6) Blanco hielo

Como bien indica su nombre este es un tono de blanco de temperatura fría. Se caracteriza por sus tonos azulados y es un color difícil de encontrar.

No se recomienda para mujeres con la tez demasiado blanca, pero resulta perfecto para pieles con tendencia hacia el amarillo.

7) Blanco beige

Es un blanco con matices color arena con tonos amarillentos y marrones. Luce especialmente bien en pieles claras, así que es perfecto para una boda de invierno, ya que te otorgará calidez.

Esperamos que después de leer este post tengas un poco más claro que el color del vestido es una de las claves para triunfar en tu gran día. Nuestras novias de Sevilla y Madrid pueden pedirnos todos los detalles de su vestido de novia en nuestros atelier.

¡Déjate aconsejar por Panambi, tu atelier de novias!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *